Buenos Aires: Largó la BA Food Week

Desde el 16 al 29 de septiembre, 40 restaurantes premium de la ciudad ofrecerán menúes a precios accesibles. Yo fui a BIO. Aquí la experiencia, y ¡a elegir se ha dicho!

Ayer inauguró Buenos Aires Food Week, el evento gastronómico que se hace dos veces al año -va por su segunda edición- y congrega a una gran cantidad de buenos restaurantes de Buenos Aires, con una propuesta accesible. Personalmente, creo que es la oportunidad para probar lugares nuevos, animarse y experimentar, sin hacer sufrir (tanto) al bolsillo. Los precios son muy considerables y estándar en todos los restaurantes de la lista: $99.- el almuerzo y $169.- la cena, ambos con menúes de tres pasos. Hay que pagar aparte la bebida y el servicio de mesa, pero debo aclarar que no se tratan de ‘menúes ejecutivos’ sino de platos elaborados y suculentos, que salen de la carta ‘formal’. Por mi parte, aplaudo la iniciativa -entre los promotores está Fuudis, pioneros en experiencias gastronómicas- que llega en un gran momento para la gastronomía local. Si cada vez más la gente sale y se anima a probar opciones distintas, preguntar quién está detrás de la cocina o de la barra, armar sus circuitos de restaurantes preferidos y experimentar… propuestas como estas ayudan a seguir promoviendo este auge del buen comer y buen beber.

Mi experiencia en BIO

BIO está en Palermo, en la esquina de Humboldt y Guatemala. La propuesta es 100% vegetariana y orgánica, con opciones veganas y raw.

Es uno de mis restaurantes vegetarianos preferidos en Buenos Aires, y me encantó saber que era parte de la lista de la BA Food Week: vegetarianos o no, cada vez más gente busca alimentos orgánicos y también entender de qué trata esto de lo raw y lo vegano. BIO es el restaurante de Claudia Carrara, pionera en la ciudad en esta movida «naturista». Empezó con Sol de Acuario en 1989, cuando casi no se hablaba de vegetarianismo. Su objetivo era darle de comer lo más sano posible a su familia, y a través de su tienda, vendía productos orgánicos en el mismo lugar que tiempo después albergó a BIO, en 2002.

La carta en BIO, especialmente diseñada para Buenos Aires Food Week. Tres opciones diferentes para cada paso, con propuestas distintas para el mediodía y la noche.

Fue el primer restaurante de la ciudad 100% orgánico, algo que es condición absoluta en cada ingrediente que se utiliza. También, desde hace un tiempo incorporaron productos que vienen de un campo propio en Traslasierra, Córdoba, totalmente biodinámico. Allí cultivan las verduras que luego se disfrutan en los platos de BIO. Con una cocina de influencia macrobiótica y ayurvédica, también se sumó a la movida raw y eso se respeta en cada detalle de la carta, y por supuesto, en las propuestas que incluyeron para el BA Food Week. El menú tenía marcado si la opción era vegana, vegetariana y además, si era apta para celíacos.

Dentro del menú ofrecido de la promoción, había tres opciones para cada paso. Elegimos dos opciones ideales para compartir: portobellos rellenos de quinoa al verdeo, almendras y parmesano (suculento) y una ensalada de vegetales frescos y asados, semillas, almendras y dressing de tahine. Gran combinación.

De entrada, portobellos rellenos y una ensalada súper fresca. Ambos platos, suculentos y para compartir.

Para el plato principal optamos por algo tradicional y algo 100% raw. Delicioso el arroz oriental (con vegetales, hongos y condimentado a la perfección con un mix de chile, jengibre, ajo, aceite de sésamo y salsa de hongos, además de un topping muy divertido de fideos chinos de arroz). La opción vegan fue de «ravioles raw» (sin masa, eran discos de nabo), rellenos de una pasta de zanahorias, queso de semillas y un coulis de tomates secos -picante, pero que iba a la perfección con los otros sabores-.

Risotto veggie y ravioles raw, los principales elegidos.

Para cuando llegó el postre, no había lugar para mucho más… pero imposible resistirse a las opciones del menú. Elegimos torta fría raw de chocolate, combinada a la perfección con el acidulado de un coulis de mandarinas, y un crumble de manzanas con helado de jengibre y de sésamo. Inesperado que un crumble sea liviano y suave, y no quedar knock-out después de comerlo… es que este no lleva nada de manteca, y por eso es suave y fresco. El helado de sésamo tiene una crocancia impresionante, y el sabor es difícil de definir, pero lo encontré original y delicioso.

Para maridar la cena veggie/vegan, un Cuatro vacas gordas, de Bodega Caligiore de Mendoza. 100% orgánico, claro.

Todo este tipo de comidas está preparada para despertar los sentidos y que la digestión sea la mejor posible, aprovechando las enzimas y las propiedades de los alimentos al máximo. Y no hace falta ser vegetariano o vegano ni un fundamentalista del naturismo para animarse a probar opciones como estas. BIO es un perfecto ejemplo una verdadera experiencia de cocina consciente.

Gracias a Claudia, Kitty, Alejandra, Sol y todo el Equipo de BIO por la excelente atención de siempre.  Y gracias Marina Ponzi de Fuudis por la invitación!

Daniela Dini

Buenos Aires Food Week: Del 16 al 19 de septiembre – En esta edición, hay 40 restaurantes seleccionados, distribuidos en distintos puntos de Buenos Aires. Las reservas se pueden hacer por la página web (www.bafoodweek.com), en Restorando, o directamente en el lugar elegido. Hay un 15% de descuento adicional contarjetas MasterCard® Black o Platinum.

www.bafoodweek.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *