Brunch a la italiana en La Alacena

La divina esquina de Honduras y Gascón.
La divina esquina de Honduras y Gascón.

Entre mis elegidos para brunchear, este fin de semana opté por uno muy especial. No sólo por lo rico y porque tiene un corazón ‘tano’ en su menú y ciertos detalles que les contaré más adelante, sino porque es especial para mi. Totalmente subjetivo mi comentario (pero es así, no existe el periodismo 100% objetivo ni intento hacerlo tampoco ;).

El alma mater de La Alacena: Juli Oriolo y Nani Bauzá, socias y amigas.
El alma mater de La Alacena: Juli Oriolo y Nani Bauzá, socias y amigas.

La Alacena es uno de mis lugares en Buenos Aires: será por la buena onda de sus creadoras, las amigas y socias Juli Oriolo y Nani Bauzá, será por la energía que tiene el lugar, el estilo nórdico y minimalista y a la vez femenino en su justa medida y cálido. Será porque dieron vida a esa esquina divina de Honduras y Gascón  hace ya dos años, o porque le pusieron el corazón a cada detalle, sin parar nunca. Como al decidir hacer su propia vajilla, tan característica y única -que además, tienen stock está a la venta-. O como cuando apostaron, se ampliaron y abrieron la versión panadería de La Alacena, al lado del restaurant pero también con concepto propio en versión takeaway.

La panadería y todo para llevar: panes, facturas, conservas y productos bien italianos.
La panadería y todo para llevar: panes, facturas, conservas y otros productos bien italianos.

Será por todo eso junto -y también, debo decir, porque hace unos pocos años tuve la suerte de entrevistar mano a mano a Julieta, uno de los talentos de la nueva generación de cocineros argentinos, que fue a corazón abierto, de esas entrevistas inolvidables que hacen que valga la pena lo que uno hace-.

Bresaola. Irresistible.
Bresaola. Irresistible.
Una tentación irresistible la tarteleta de mousse de chocolate con sal en escamas.
Una tentación irresistible la tarteleta de mousse de chocolate con sal en escamas.

Siempre vuelvo a La Alacena: ya sea por un buen pan para llevar a casa, un prensatti -como le llaman a los sándwiches tostados que hacen con el pan caserísimo y batido, receta fiel de las abuelas tanas de Juli-, un affogato -muero literalmente por este postre que acá hacen a la perfección-, o… un  buen brunch. La excusa esta vez fue acercarme para entrevistar a las chicas para mi #Bocacalle con Brunch, justo en contexto de la celebración  de sus primeros dos años, de una renovación de la carta de brunch y de un programa en el que se habló mucho de la ‘italianidad’. No podía elegir otro lugar!

Una mesa repleta de delicias.
Una mesa repleta de delicias.

Con Julieta charlamos sobre los antipasti, esa deliciosa versión italiana de todos los platos a la mesa y para compartir. Entre ellos, el galletón con bresaola -como se conoce a este lomo curado, típico fiambre italiano-, que lleva por encima queso de cabra, ricotta y nueces pecán. También la propuesta de huevos de campo estrellados, con pomodoro, porotos, n’duja -embutido calabrés-. La carta actual para fines de semana y feriados incluye tres propuestas súper completas de brunch y también el menú a disposición para pedir los platos principales y antipasti preferidos. El espíritu: siempre productos nobles, de mucha calidad y buen sabor, con la mano de una cocinera que le pone el corazón a cada cosa que allí preparan.

Aquí con Nani y Juli, después de salir al aire por Brunch.
Aquí con Nani y Juli, después de salir al aire por Brunch.

Aquí pueden escuchar la nota completa:

La Alacena queda en Gascón 1401, esquina Honduras, Palermo.

Daniela Dini para Bocacalle por Brunch 95.1 y The Urbanhunter Project.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *