Baires, Bocacalle, Coolture, Lifestyle, Travel / 14 14UTC febrero 14UTC 2017

Mi visita al mítico Palacio Barolo

Desde que decidí ser periodista tuve claro qué quería experimentar para contar. Y en eso transformé mi trabajo, en un registro de experiencias y hallazgos en distintos lugares, aquí o allí, y muy especialmente en mi propia ciudad, Buenos Aires.

Atardecer desde los balcones del Palacio Barolo.
Atardecer desde los balcones del Palacio Barolo.

Así llegué hace unos años al Palacio Barolo, edificio mítico si los hay. Conocí a Tomás y Miqueas Thärigen, que me recibieron para hacer mi primera visita, una noche fría de julio, cuando el Palacio estaba por celebrar ese año, su cumpleaños número 90°. Quedé fascinada, y esa fascinación nunca se agotó, aún cuando tuve la suerte de volver algunas veces más. La última fue hace unas semanas, en nota para mi #Bocacalle por FM Metro, y cumplí un sueño que tuve la primera vez que hice el tour: poder registrarlo audiovisualmente y así, mostrarles un poco más de mi encanto por este lugar único y misterioso.

Algo de historia

Todo es detalle. Mirás para arriba desde el hall y...
Todo es detalle. Mirás para arriba desde el hall y…

El Palacio Barolo se eleva, imponente, sobre la tradicional Avenida de Mayo. A la altura del 1370, a pocas cuadras del Congreso de la Nación, de día, “el Barolo” es un edificio antiguo repleto de oficinas y gente que va y viene, pero basta entrar, acercarse al kiosco de los chicos del Palacio Barolo Tours que está en el hall, y así uno empieza el viaje para entender, que se trata mucho más que de un conglomerado de oficinas. Los guías arrancan el relato con el objetivo de su creación: fue pensado, en verdad, como un homenaje al creador de La Divina Comedia, ideado como la tumba que cobijara sus restos, en tiempos en los que Europa estaba devastada por las guerras. Las cenizas nunca llegaron, pero hoy sus paredes guardan para siempre, la leyenda del Dante.

Tomás y Miqueas Thärigen, los creadores de Palacio Barolo Tours.
Tomás y Miqueas Thärigen, los creadores de Palacio Barolo Tours. Su bisabuelo fue uno de los primeros dueños de las oficinas del edificio.

El hall ya dice mucho de lo que será la experiencia: es suntuoso, altísimo, ciertamente tenebroso bajo las luces tenues de la tarde. Es difícil que los ojos no se pierdan en la infinidad de detalles: las gárgolas, las paredes de yeso talladas a la perfección, los mármoles, el techo altísimo que se eleva hacia un cielo propio, misterioso.

“Ahora estamos parados en el Infierno”, me explica Tomás, dando una bienvenida poco convencional. Es que todo el edificio está construido para vivir la Divina Comedia y por eso la estructura arquitectónica, respeta a rajatabla a la literaria. Las tres partes que componen al poema, obra maestra de Alighieri, tienen su espacio en cada porción del palacio. Infierno, Purgatorio y Paraíso, son el simbolismo del número tres, la Sagrada Trinidad. Tres también son sus personajes centrales: Dante, que personifica a la humanidad, Beatriz, la fe, y Virgilio, la razón.

Dante Alighieri tuvo fuertes vinculaciones con la masonería. Luis Barolo y Mario Palanti, también eran miembros, y llenaron de simbología masónica el edificio.

Cada detalle fue pensado con minuciosidad, y con la obsesión por la Divina Comedia de sus creadores, Luis Barolo, un poderoso productor agropecuario y el arquitecto Mario Palanti, ambos italianos. Barolo le encarga a Palanti construir este edificio, y en 1919 comienza la obra que su inversor nunca vio culminada: se terminó en 1922 y Barolo falleció pocos días antes de su inauguración, el 8 de julio de aquel año. Hoy, 90 años después, la historia sigue viva a través del relato y la visita guiada que ofrecen los hermanos Thärigen, bisnietos de uno de los primeros dueños de las oficinas.

Palanti construyó el Palacio Salvo, un edificio gemelo al Barolo en Uruguay, en la arteria principal de Montevideo, la avenida 18 de Julio.

Una leyenda viva

La belleza del Barolo.
La belleza del Barolo.

El Barolo fue, en su época, el edificio más alto de Latinoamérica, y uno de los más altos del mundo de hormigón armado. Construido con una cierta arrogancia que aún hoy se percibe al recorrerlo, violó uno de los condicionamientos de la época al sumar una altura de 100 metros –casi cuatro veces más de la permitida en aquel entonces-, para así coincidir con los 100 cantos que componen a la obra de Alighieri.

Desde el piso 20, con Tomás.
Desde el piso 20, con Tomás.

Con un total de 24 pisos, la planta baja y los dos subsuelos representan en Infierno. El Purgatorio va del piso 1 al 14 y cada dos pisos, se representa uno de los siete pecados capitales. El Paraíso, mundo inmaterial y etéreo, ocupa la torre del edificio, del piso 14 al 22. Tiene ocho pisos por los ocho cuerpos celestes del sistema solar de Dante: la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter, Saturno y las estrellas. El Faro, ubicado en el último nivel del Paraíso, es el último destino del recorrido y el final perfecto. La angostísima escalera de caracol que lleva la cúspide, no admite claustrofóbicos. Desde allí, la visión de la ciudad, mágica, iluminada y cargada del misticismo que inspiró a sus creadores, emociona. Como un último guiño a los detalles, también en el faro hay sorpresa: cada año, los primeros días de junio a las 19.45, la constelación de la Cruz del Sur se  alinea a la perfección con el eje del palacio y renueva la leyenda.

La vista única mirando hacia el Congreso, desde el piso 20.
La vista única mirando hacia el Congreso, desde el piso 20.

Aquí pueden ver la nota que hice con Tomás Thärigen y cada uno de los detalles que les cuento en esta nota:

Y aquí pueden escuchar la nota al aire en mi #Bocacalle:

Visitar el Barolo

Se pueden hacer visitas diurnas y nocturnas al Palacio Barolo, casi todos los días de la semana, y con distintas experiencias, que suman música de violines en vivo, show de tango, degustación de vinos y algunas sorpresas que hacen que toda visita sea inolvidable. Información y reservas: www.palaciobarolotours.com | info@palaciobarolotours.com

Gracias especiales a Tomás Thärigen por ser mi guía en uno de mis lugares favoritos de Buenos Aires!

La visita incluye conocer una de las oficinas originales, ambientada 'de época'.
La visita incluye conocer una de las oficinas originales, ambientada ‘de época’. Casi me llevo el sombrero y la máquina de escribir…

Daniela Dini para #Bocacalle | Brunch FM Metro 95.1

Deja tu comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

çankaya escort,şirinevler escort,eryaman escort,pendik escort,mecidiyeköy escort,ankara travesti,çankaya escort,ankara escort,beylikdüzü escort,pendik escort,ankara escort,kurtköy escort,şişli escort,rus porno,