Ushuaia: Nieve a orillas del Beagle

Otro invierno más me recibió en el fin del mundo: en julio viajé a Ushuaia para cubrir el inicio de la temporada 2015. Los vuelos al fin del mundo obligan a madrugar, y bien vale la pena. Partimos a las 4.10 am en el vuelo de LAN para llegar poco antes de la 10 de la mañana, y todavía con el cielo cerrado (si, en esta época la luz del día escatima, así que no amanece formalmente antes de las 10!). Llegamos y la temperatura indicaba -7 grados…

El que madruga... Llega al fin del mundo! Partiendo desde Aeroparque con LAN.
El que madruga… Llega al fin del mundo! Partiendo desde Aeroparque con LAN.

En el horizonte, los picos nevados y las luces de la ciudad de Ushuaia amaneciendo, dieron, una vez más, la bienvenida con la postal perfecta. Allí esperaba el transfer del Hotel Los Cauquenes Resort + Spa, para una vez más, recibirme como en casa.

Un balcón y un Beagle congelados.
Un balcón y un Beagle congelados.

Como ya conté en otra de mis notas anteriores, mi primera visita a Ushuaia fue en 2012 y me hospedé en este mismo hotel. Creo que desde ese momento, y antes también, por fotos que había visto de otras notas, me imaginaba la llegada al fin del mundo con esta vista impresionante del Canal de Beagle, con toda su mística. No faltó tampoco esta vez: lo bueno del madrugón del vuelo fue que en Los Cauquenes nos esperaron con el desayuno en mi lugar favorito, el jardín de invierno del hotel, que alguna vez fue espacio abierto y luego se ideó cerrado para ganar no sólo una sala más, sino uno de los lugares emblemáticos de Los Cauquenes.

El jardín de invierno nos recibió con el desayuno.
El jardín de invierno nos recibió con el desayuno.

Este es el año en el que el hotel está celebrando su décimo aniversario, todo un ícono de sofisticación en la ciudad de Ushuaia, con la característica única e imbatible de estar, literalmente, a orillas del Canal de Beagle.

La foto de la foto. Siempre fascinada con este lugar. PH. Floxie
La foto de la foto. Siempre fascinada con este lugar. PH. Floxie

Una vez más, mi habitación mira al canal. Esta vez, con sus orillas cubiertas de capas espesas de nieve. El horizonte, parece congelado, como detenido en el tiempo.

Room with a view.
Room with a view.

Unos cauquenes que sobrevuelan el agua y finalmente se sumergen en ella, rompen la imagen pero la llenan de encanto. Miro para abajo y una pareja de las mismas aves revolotea en la nieve del balcón de mi vecino. Todo en una quietud y en un silencio perfecto.

Centolla, un clásico fueguino.
Centolla, un clásico fueguino.

Un destacado del Los Cauquenes es su restaurante, Reinamora. Comandado por la joven chef Pamela Fernández, el concepto se basa en los productos locales y de estación, donde no falta una centolla perfecta o una buena merluza negra, ambos clásicos de la casa que probamos de la carta y también en el menú degustación que preparó especialmente para nosotros.

La merluza negra, producción de pescadores locales, no puede faltar.
La merluza negra, producción de pescadores locales, no puede faltar.

Navegar el Beagle a bordo del Akawaia

A bordo del Akawaia, llegando a las Islas Bridges. PH. Federico Lopez Claro
A bordo del Akawaia, llegando a las Islas Bridges. PH. Federico Lopez Claro

Así como hospedarse en el hotel es una experiencia en si misma, Los Cauquenes desarrolló una serie de experiencias para vivir el lugar a su propio estilo. Tuve la suerte de navegar el Canal de Beagle varias veces, pero esta fue la primera a bordo del Akawaia, la embarcación privada del hotel. La excursión fue fantástica: no sólo por la guía de Isabel, que nos adentró en la historia de Ushuaia y su geografía, sino también por poder charlar con el Capitán, y una vez más, degustar las delicias que Pamela y equipo prepararon especialmente.

Partimos desde el puerto de la ciudad, rumbo al Faro Les Eclaireurs y las Islas Bridges.
Partimos desde el puerto de la ciudad, rumbo al Faro Les Eclaireurs y las Islas Bridges.
El Capitán, con el  mapa de navegación. Una ruta en el fin del mundo.
El Capitán, con el mapa de navegación. Una ruta en el fin del mundo.

 

Chocolate caliente, tentempiés, sándwiches gourmet, sopas y un festín de postres con macarrones y chocolates, fueron de la partida.
Chocolate caliente, tentempiés, sándwiches gourmet, sopas y un festín de postres con macarrones y chocolates, fueron de la partida.

En el paseo nos arrimamos al Faro Les Eclaireurs, otra postal clásica, y lo vi como nunca antes: acercándonos a pocos metros, por las dimensiones del barco y la particularidad de navegar en privado. Una conexión única con un ícono del fin del mundo que me emocionó.

El Faro Les Eclaireurs, más cerca que nunca, bello como siempre.
El Faro Les Eclaireurs, más cerca que nunca, bello como siempre.

Hicimos una parada en una de las Islas Bridges, más precisamente en Playa Karelos. Bellísimo paisaje, solitario y melancólico, pero muy inspirador. Tanto, que aprovechamos con mi amiga Floxie para hacer una foto clásica y vencer al frío, ‘aleteando’ acostadas sobre la nieve y volviendo, por un ratito, a la infancia.

Una instalación artística en la Playa Karelos.
Una instalación artística en la Playa Karelos.
Angelitas en la nieve, o algo así.
Angelitas en la nieve, o algo así.
El puerto de la ciudad de Ushuaia.
El puerto de la ciudad de Ushuaia.

Ski Week en Los Cauquenes: a pura nieve  La bajada de antorchas en Cerro Castor dio por comenzada una nueva temporada. A pesar del frío, la emoción única de ver a los esquiadores bajando desde lo alto del cerro con las antorchas en alto, y los fuegos artificiales después, valieron la pena!

Momento mágico: la bajada de los esquiadores con las antorchas, en Cerro Castor.
Momento mágico: la bajada de los esquiadores con las antorchas, en Cerro Castor.

En esta temporada, Los Cauquenes ofrece una ski week que incluye los traslados al cerro, en varios horarios durante el día. Hay programas de Mini Snow Week desde 4 noches hasta la Snow Week completa de 7, que además incluye desayuno, acceso al Spa con sauna, jacuzzi, gimnasio, piscina climatizada y sala de relax, y también el shuttle a la ciudad en distintos horarios, para armar todo un programa alrededor del día de ski.

La base de Cerro Castor, a pura nieve.
La base de Cerro Castor, a pura nieve.
Rumbo a la Cota 480, lookeada por The North Face :)
Rumbo a la Cota 480, lookeada por The North Face 🙂 PH. Floxie

Entre las otras ‘Experiencias Cauquenes’ que se ofrecen en invierno, está Aventura Blanca,  en trineos tirados por Huskies y caminatas con raquetas.

Amores que matan,
Amores que matan.

También  Nieve y Fuego, que parte desde el hotel hacia Tierra Mayor donde se usan motos de nieve, raquetas y trineos para cerrar la excursión en un refugio al calor del fuego, con brochettes, guiso casero y vino caliente, además del “especial café del Hachero”.

La ciudad blanca, a orillas del fin del mundo.
La ciudad blanca, a orillas del fin del mundo.

Más información de Los Cauquenes: Los Cauquenes Resort + Spa + Experiences, es miembro de la prestigiosa cadena de hoteles Small Luxury Hotels of the World,  de las redes internacionales de turismo de lujo Virtuoso y Signature y de la Asociación  BOP (Best of Southamerica) y cuenta además con 54 amplias habitaciones, Spa, Bar, boutique de regalos, Wi Fi, salón para eventos entre otros servicios. www.loscauquenes.com LAN vuela a Ushuaia con entre una y dos frecuencias diarias, desde $2657,09 con impuestos incluidos. Ventas & Consultas LAN: 0810-9999-526 | www.lan.com Agradecimientos: Hotel Los Cauquenes | GGMMarketing Hotelero | Cerro Castor | Tierra del Fuego 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *