Vendimiario, un vino que hace escuelas

Disfrutar de un vino es un hecho único que encierra muchas situaciones: elegir una botella para una ocasión determinada, el ritual de descorcharla, servir una copa, compartirla, preparar especialmente aquello con qué acompañarla. Es, para los que apreciamos a esta bebida, una cuestión emocional, que trasciende al vino en si mismo. Es que adentro de cada botella hay otras historias: las del sol, la tierra, su gente. Generaciones construyendo y perpetrando vida a través de la vid. Pero cuando esas historias trascienden al vino, entonces se puede decir que hay una revolución. Que el vino puede transformarse en un hecho social, revolucionario, único.

Vendimiario, vino y futuro

vendimiario

Con el manifiesto puesto en creer en el vino como un gran conector, un compromiso, un generador de trabajo que nos conecta con las raíces profundas de la tierra y nuestros orígenes, una herramienta de progreso; así nació Vendimiario, un proyecto vitivinícola que hace confluir todos esos conceptos en una etiqueta para ir más allá. Vendimiario, como el vino en si mismo, construye. Pero no sólo desde la idea, sino también, desde la acción, porque construye con ladrillos. Ladrillos que hacen escuelas, literalmente. Con la compra de cada vino, una parte de la ganancia por esa venta es donada para a construcción de una escuela rural de nuestro país, a través de la Fundación Ruta 40.

Algo interesante, es que se puede ‘monitorear’ ese aporte en las redes de Vendimiario: Facebook, Twitter e IG.

vendimiario 2

Vale agregar que, además de la buena acción, los vinos están buenísimos ;). Les cuento:

Son tres etiquetas compuestas por blends de distintas provincias argentinas:

– Vendimiario Mendoza: 50% Malbec, 20% Bonarda, 20% Syrah, 5% Merlot

– Vendimiario San Juan: 70% Syrah, 30% Bonarda

– Vendimiario La Rioja: 40% Bonarda, 30%, Syrah, 30% Cabernet Sauvignon

El porqué del nombre:

vendimiario imagen

Vendimiario era el nombre del primer mes del calendario republicano francés, que comienza con el equinoccio de otoño, dura un mes y coincide con la época de la vendimia. El uso del calendario republicano nace con la Revolución Francesa y fue ampliamente adoptado y promovido por las clases obreras agrícolas e industriales que buscaban una transformación del statu quo anterior. Este calendario fue abolido por Napoleón Bonaparte, sin embargo, aún hoy los obreros de la viña europea llaman al mes de la cosecha, ‘vendimiario’, como un recuerdo de aquella revolución que cambiaría al mundo para siempre.

Vendimiario ya se puede encontrar en vinotecas y supermercados.
Vendimiario ya se puede encontrar en vinotecas y supermercados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *